El eterno debate. El “más allá” existe.

16 Oct

Ante la pregunta, ¿existe vida después de la muerte?, un neurocirujano estadounidense afirma haber estado en el supuesto “más allá”.

Es la historia del rápido viaje del norteamericano Eben Alexander hacia el cielo.

La historia comienza de la siguiente manera: empezó con un intenso dolor de cabeza y continuó con el sufrimiento de un profundo coma de 7 días de duración.

Era noviembre del año 2008 y una meningitis bacteriana atípica atacó su cerebro. Durante los 7 días de su coma profundo, el médico y profesor de la Universidad de Virginia recordó “viajar a otra dimensión mayor del universo, una dimensión que nunca había soñado que existía”.

En ese lugar encontró “nubes grandes, rellenas y de color rosa” en un “cielo de un intenso azul y bandadas de seres transparentes y brillantes…muy diferentes a lo que había visto en este planeta”.

Además añadía que en su viaje, él no estaba sólo, le acompañaba una mujer de “trenzas doradas” que en medio de “millones de mariposas” hablaba con él “sin pronunciar ni una sola palabra”. Esta experiencia la trata de explicar Alexander en su libro: “Prof of Heaven: a neurosurgeon’s journey into the afterflife” que será publicado en su país el próximo 23 de octubre. (Veremos si a España llega).

Su historia una vez más, abre el debate permanente sobre si existe vida después de la muerte. Ante las palabras de Alexander, los escépticos se preguntan si este profesor de Medicina de la Universidad de Haarvard está cayendo en la paranormalidad y hablase como si hubiera dejado llevar por un sueño lúcido y por lo tanto no es prueba de nada. Hay otros que tratan de comparar el “paraíso del profesor” con testimonios de personas que consumieron LSD y le provocaron efectos alucinógenos.

Según las estadísticas, el 3% de los estadounidenses (que sería más de 9 millones de personas), han sufrido una experiencia cercana a la muerte.

En referencia a la experiencia del profesor, un psicólogo de la Universidad de Columbia, especializado en el estudio del miedo de los seres humanos, Dean Mobbs, no la rechaza sino que cuestiona la forma en que se produjo porque el cerebro humano es capaz de inventar historias vividas en situaciones de confusión o trauma.

Según recoge el médico, en tan solo unos pocos lugares, ha podido contar su historia sin problema, y ha sido en la iglesia, donde “los colores de los vitrales me recuerdan la luminosa belleza de los paisajes que vi en el mundo de arriba”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: